Revista de creación artística y literaria

23 de noviembre de 2008

JOSÉ MARÍA CUMBREÑO ESPADA


INVIERNO

El emperador tenía para él solo cuatro dormitorios, que iba ocupando según la estación del año en la que se encontrase.
Hasta que mandó decapitar al joven cónsul.
Demasiado hermoso para exigirle además fidelidad.
Después de la muerte del muchacho, y a pesar de los años que transcurrieron, ni la guerra que estalló como consecuencia de aquella ejecución ni la compañía continua de otros amantes aún más jóvenes le hicieron volver a querer salir jamás de la habitación consagrada al invierno.



Poema: del libro "Teorías del orden". Poesía 1998-2008 (Ediçoes Sempre-em-pé)

2 comentarios:

Dani dijo...

Me gusta este hiperbreve, hace ver que todo placer, merece un castigo, hasta en el mundo más ensimismado...

Rémora dijo...

Los inviernos del alma son muy cabrones, me ha gustado.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 2.5 License.