Revista de creación artística y literaria

26 de abril de 2008

ANA VIDAL EGEA


Aquel septiembre tú habías empezado
a decírmelo todo,
como si después de tantos años
no supieras que daba igual
saber el nombre de las cosas.
Dijiste algo de las mujeres
y yo supe que habías dejado de quererme.

A veces dejo un lado libre en nuestra cama
por si regresas
cualquier noche en que no importe estar desnuda.
No estás.
Yo sigo buscando árboles.
Podré perderme en un bosque algún día
cuando no quiera ser más.


Texto: Ana Vidal Egea
Imágen: Egon Schiele

4 comentarios:

galilea dijo...

Un placer leerte Ana.

Me ha encantado tu poema, lleno de fuerza, con un profundo toque de nostalgia, cargada de amargura. Genial.

felicidades!

saludos!

Inma Puente

Anónimo dijo...

Ana eres increible...
Tu poema refleja exactamente tu personalidad.Fuerza.
Sigue escribiendo para deleitarnos...
un beso!

Juani Soto

jose vicente dijo...

mmm me hace reflexionar algunas cosas, pero en ocasiones el hecho de regresar es dificil, y mas cuando hubo bastante estupides, pero bueno, lo que fue, fue.

la chica de la Vespa roja dijo...

la imagen y el poema.

Siempre Schiele.


me gustaría poder leer más cosas tuyas.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 2.5 License.