Revista de creación artística y literaria

16 de julio de 2009

JANITZIO VILLAMAR


MIEDO, COMPLEMENTO DE LA VIDA


A veces Platón se encapricha y me conmueve.
Quisiera arrojarlo a lo lejos,
al precipicio de la desmemoria,
a la insondable cuna de la civilización.

Platón hablaba de temer,
mas no sé qué cuernos decía el tal Platón
del miedo y sus llamas cautivantes.

Del miedo yo no digo nada.
prefiero cavar sobre su espalda
y aniquilarlo sin que en cuenta caiga.

Lo llevo a mi lado, ni modo;
cargo con sus restos en la alforja.
Su cuerpo siempre apesta,
siempre apesta.
A veces me lo como y ya no apesta, pero mi estómago protesta
y el miedo regresa a la alforja.
A veces lo encierro bajo llave,
pero queda la cerradura desprotegida
y misteriosamente por la ranura se desliza.

El miedo es complemento de la vida.

Tengo miedo a cada paso,
mas pretendo que es condecoración y título nobiliario:
helo aquí de áureo color teñido.

El miedo, el temible miedo que a Ares protegía:
a su lado, sus escuderos se deleitan y a la guerra con él acuden:
Fobos, Deimos, el corazón se encoge.

Tengo miedo, no lo dudo.
¿Quieres temblar a mi lado y soportar la crudeza de mis miedos,
quieres que tus miedos se derramen sobre mi almohada?

Ven, temamos juntos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 2.5 License.