Revista de creación artística y literaria

17 de julio de 2009

PEDRO LUIS IBÁÑEZ LÉRIDA



UNGIDA LA LENGUA, COMO EL CORCHO



Ungida la legua como el corcho,
embotada la sensibilidad;
Nada espero. De mí, la palabra se deshace
para que su pérdida no tenga rastro;
se diluye en la eternidad errabunda,
muere, en mí mismo, sin deseos.

Mi testamento es de espesa sustancia;
la que el corazón segrega, la que no flota
y se hunde en el fondo.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 2.5 License.